La Ciudad Perfecta

abril 28, 2009

Era la ciudad. La ciudad era la ciudad perfecta. Era la ciudad del futuro. Quizá como un sueño. Quizá como una pesadilla. La ciudad perfecta del futuro imperfecto.

Hasta que llegó el kaos.

En forma de lobo con forma de hombre con forma de lobo en forma de hombre en forma de lobo. Con maneras de hombre con maneras de lobo.

Podía ser un lobo. Podía ser un hombre. Podía no ser un lobo. Podía no ser un hombre. Quería ser lo que no era. Era lo que no quería ser.

Hombre lobo con forma de lobo hombre.

Era lo que no quería ser. Lobo hombre con maneras de hombre lobo.

Una desgracia. Un ser desgraciado. Dos seres desgraciados. Un lobo desgraciado. Un hombre desgraciado.

Sembrando Kaos. Trayendo konfusión. Originando deskontrol.

Nadie sabía quién era nadie. Hijos que no se reconocían como hijos. Hijas que no se veían como hijas. Padres repudiaban a sus hijos y a sus hijas. Madres odiaban a sus hijas y a sus hijos.

Pero no sabían por qué. No sabían quién era hombre y quién era mujer.

Los roles estaban konfusos, inkietos, kambiados.

Era anormal. Era normal. Era.

Todo invitaba a la duda y a la desidia. A nadie le interesaba saber o estar. No existía orden.

Todo trastocado en la ciudad perfecta del futuro imperfecto por la llegada de Chapelle, el enviado, el ente superior. El aniquilador.

Mata, con placer, por placer. Ataca a los hombres. Ataca a las mujeres. En la ciudad perfecta. En el kaos perfecto. En el futuro perfecto.

Anuncios

Seguir adelante

abril 23, 2009

Los cordones rotos

Las suelas gastadas

No tengo otros zapatos

Y me queda tanto por andar.

Seguiré descalzo

Aunque se me llaguen los pies

Y los dedos me sangren

Aunque no haya camino

ni siquiera al andar.

Pero hay que seguir adelante

sin volver la vista atrás.


Ventana… Noche… Never

abril 20, 2009

Ventana

                  cerrada.

Puerta

             cerrada.

Vida

          cerrada.

                                                          For ever.

              Noche

oscura.

              Gente

oscura.

               Vida

oscura.

                                                             Today.

En las calles no hay novedad

sólo queda suciedad.

En las casas no hay noticias

sólo cuenta la avaricia.

(Ángel de la guarda,

dulce compañía,

no me dejes solo

porque me perdería).

Never.


Enfermeras bordes al ataque (de nervios)

abril 8, 2009

Lugar: Sanatorio Virgen del Mar (Madrid).

Cuarta Planta.

Hora: 10,30 de la noche del sábado, 4 de abril.

Escena: Un grupo de personas en la puerta de la habitación 413.

Una vez situado, vamos al desarrollo de la trama:

Una enfermera sale de esa habitación, se vuelve hacia una de las personas que está allí y le encara:
-¡Qué me mira!

La persona aludida contesta:

-¿Cómo la he mirado?

-¡A mí no me tiene que mirar!-, dice elevando el tomo.

-Pero que habla.

-¡Qué a mí no me tiene que mirar y no se le ocurra meterse conmigo ni con mi familia. Eso no se lo voy a consentir!

Asistimos a la escena, estupefactos, tres personas más.

-La he dicho que la paciente que está en la habitación es mi tía y por eso me preocupo por ella. Si fuera su tía, ya se preocuparía usted, porque yo no.

Prácticamente fuera de sí la enfermera grita:

-¡Con mi familia no se meta. Tengo un colegio que me apoya y abogados. Yo también puedo poner una denuncia a usted!

De la estupefacción hemos pasado a flipar.

-Oiga…

Dando la espalda sigue gritando:

-¡No tengo nada que hablar con usted. Váyase a la porra!

Hasta aquí la escena a la que hemos asistido como espectadores.

            Esto es un ¿ejemplo? de sanidad privada. Esa sanidad que nos quieren colocar. Esto es un ¿ejemplo? del trato humano con enfermos y familiares del que presumen en ese sanatorio.

Espero que no.

La enfermera tendrá un colegio, pero, una de dos, o ha ido poco a él o no la enseñaron educación.

La enfermera tendrá abogados, pero está claro que lo suyo no es el trato con personas, a no ser que ese trato sea la grosería y la falta de respeto.

En definitiva: Enfermeras bordes y al borde de un ataque de nervios (con permiso de Almodóvar).


Nada Que Contar

abril 3, 2009

Hay días en los que no hay nada que contar, o tal vez muchas cosas, pero crees que no son interesantes.

Y cuando no hay nada que contar ¿qué puedes contar? Nada.

Mejor no contar nada que seguie diciendo tonterías. O no.

En fin, que no hay nada que contar por eso no voy a contar nada.

De nada.

Nada.