MARZO

julio 17, 2008

¡Cómo voy a dormir!

Tengo la cabeza tan llena de pensamientos

(impuros)

que no puedo despejarla.

 

¡Cómo voy a dormir!

Tengo los ojos tan llenos de imágenes

(impuras)

que me impiden cerrarlos.

 

¡Cómo voy a dormir!

Tengo los oidos tan llenos de sonidos

(impuros)

que no logro silencio.

 

¡Cómo voy a dormir!

Tengo la nariz tan llena de olores

(íntimos)

que me embotan los sentidos.

 

¡Cómo voy a dormir!

Tengo la boca tan llena de sabores

(íntimos)

que no paro de relamerme.

 

¡Cómo voy a dormir!

Estoy tan vacío de ti

que somos dos en una cama

y no es verdad.

 

Por eso, será mejor que me duerma.

Anuncios

Que empiece la función!

julio 14, 2008

Crujen las maderas

y el viejo escenario

se llena de vida.

Otra vez la representación

antigua, a la vez tan nueva.

Otros actores

que su papel conocen

y saben que son protagonistas.

 

Se representa AMOR

se representa

para la noche

y para sus estrellas.

No buscan aplausos

y lo recitan

de estreno cada día.

 

Amor empieza

cuando el amor termina

como la obra más representada.

Y no hay teatro,

ni actores que se precien

que no conozcan,

porque el amor es vida.


Luz… oscuridad

julio 8, 2008

Sopla fuerte el viento,

se cuela por las rendijas

de las ventanas, de las paredes, del alma.

Me levanta en la noche

y en la mañana no me deja dormir

con su sonido.

Sisea entre los huesos,

como una flauta macabra

y el dolor me penetra

hasta la herida,

envuelta en el calor

del sol que escapa.

¿Por qué es tan negra la noche

y el día tan claro?

No se puede cambiar

por cambiar la rutina

de las horas, de la vida,

con la luz de la noche

y la oscura mañana.


DI…vagación

julio 4, 2008

 

Di… vagaciones.

Di lo que se te ocurra.

Pero di algo.

Más que nada

por no estar en silencio,

en ese maldito silencio

que impregna

hasta las paredes más recias,

sepultando en indiferencia,

abrumando con su sonido,

esos sonidos del silencio

de aquella canción

que a veces

resuena en mis oídos.

Si lo prefieres

calla,

porque para decir tonterías

siempre hay tiempo

y hoy no hace falta escucharlas